“Es lo que es” por Lisa Cairns

el

Estamos tan acostumbrados a ver la vida mediante ideas puramente intelectuales, a escuchar algo y entenderlo intelectualmente Y pensar: “Eso es”… De lo que yo hablo no es algo intelectual. No voy a intentar convencerte de nada, aunque puede que en ocasiones lo parezca.

Es absolutamente imposible poner en palabras lo que aquí se expresa. No hay manera de hacer que tenga sentido.

Hablo del misterio de esto, de lo que es.

Lo que ES, es tan increíblemente misterioso; algo que no se puede llegar a entender nunca. La “persona”, o la mente, está acostumbrada a verlo todo de un modo puramente intelectual, y esto también intenta entenderlo así. Para la mente parece imposible que esto no tenga nada que ver con entender algo, con obtener algún nuevo conocimiento; esto no se puede encontrar en a toda esa información sobre la espiritualidad acumulada intelectualmente, ni en todos esos libros que se han leído. Aunque puede que esos libros apunten en la dirección correcta. Puede que haya una resonancia más allá de las palabras.

No tiene nada que ver con realizar una buena exposición o una buena explicación argumentada de la no dualidad. No se trata de que tenga sentido. Es tan simple y tan obvio que para el intelecto es absolutamente imposible entenderlo. Pero puede haber una resonancia que esté más allá de las palabras, un reconocimiento más allá del intelecto, pero no es un pensamiento ni una comprensión. No es algo que “tú” puedas conocer.

Para el intelecto, que siempre esta esforzándose por aferrarse a algo, lo que sea, resulta completamente confuso intentar entender lo que esto es. De lo que aquí se habla es de la disolución de ese que está tratando de aferrarse a algo.

La “persona”, el “yo”, es algo que se desarrolla en el tiempo y en el pensamiento. Esta “persona”, este “yo”, no es lo que eres. El tiempo surge en esto, pero “tú” no eres un producto del tiempo. Lo que “tú” eres, sin el “tú”, es Vida, Existencia. Lo que es. Ninguna cosa y todas las cosas.

No tiene que ver con un “tú” temporal. Se trata de ese “ser” que es anterior a ese “tú”. Tú, el tú sujeto al tiempo, el personaje, surge EN esto. La Vida no surge debido al personaje; la Vida esta justo aquí. Es la quietud y el movimiento. No necesitas entenderlo. No tiene que ver con que lo entiendas, ni con que lo consigas, lo veas o lo conozcas.

Es lo que Es.

 

Extracto del Prefacio del libro de Lisa Cairns “Por amor a todo” Editorial Sirio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s