Tú ya eres feliz

Buscas la felicidad en cada instante y la persigues en los objetos, las relaciones, las situaciones, etc. Y es que la felicidad ya está aquí y ahora, en este instante presente. La felicidad es tu verdadera naturaleza y no está afuera con nada ni con nadie. Tú ya eres feliz, es tu estado natural. Lo que pasa es que en algún momento de tu vida lo olvidaste y decidiste buscar fuera algo para suplir esta falta que crees tener.

Se te ha enseñado que si quieres ser feliz tienes que prosperar, tener dinero, beber una bebida en concreto, estudiar esto o aquello, etc. En definitiva, han señalado hacia afuera donde debes ir para ser feliz. Esto ha hecho que te olvides de ti mismo y así te olvides de escuchar e indagar tu propia naturaleza. ¿Porque si crees que todo lo que necesitas está fuera porque vas a mirar a dentro verdad?

Lo mejor es que mientras tanto estabas distraído había una intuición que te ha guiado siempre. Todo ha formado parte de un aprendizaje, de un plan perfecto. Nada está bien ni mal, simplemente es. Ocurrió así porque era lo que tenia que ocurrir y hay que estar agradecido por cada instante, por el aprendizaje. Pero hay un momento de STOP, de paro total, de colapso mental. Un instante de parar e ir hacia adentro, voltear el calcetín para preguntarse. ¿Quién soy? ¿Qué estoy haciendo? Para poner la mirada hacia dentro.

No hablo de cambiar de disfraz o de persona, sino de deshacer lo que creía que eras. Como decía, te has identificado hasta ahora por una profesión o por un sexo o un cuerpo, etc. Has creado un muro impenetrable de creencias, conceptos, ideas, etc. Decidiste en favor del sufrimiento ya que cada cosa que deseabas te suponía una lucha. Una lucha para conseguir unos objetivos y una vez logrados esa felicidad era ficticia e irreal, te duraba lo mínimo para ponerte otro objetivo e ir a por él manteniendo este estado de lucha y sufrimiento en tu vida.

Esa felicidad que crees tener depende de algo externo a ti. Y yo te pregunto, ¿Si se acaba la relación con tu pareja eres feliz? ¿Si ocurre algo con tu trabajo eres feliz? ¿Si no obtienes el objetivo que te has marcado para este año eres feliz? Podrás comprobar que depende de algo y que puedes hacer la prueba con todo lo que quieras de tu vida. Tu felicidad, lo que crees que es la felicidad pende de un hilo. ¿Puede ser real entonces?

Esa felicidad que crees poseer depende de un apego material o algo externo a ti. La felicidad de la que te quiero hablar va más allá de todo esto. No es un estado que dependa de nada ni nadie, es un estado de vacío de todo concepto. Un estado en el que estás sumergido y en este instante que estas leyendo lo estás, pero has hecho odios sordos, y prefieres mirar hacia otro lado y sufrir para ser feliz.

No hay un camino para ser feliz, tú ya eres feliz. No hay una terapia para ser feliz, tú ya eres feliz. No hay un sacrificio que hacer, tú ya eres feliz. No hay un país que te haga feliz, tú ya eres feliz. No hay nadie que te pueda hacer feliz, tú ya eres feliz. La vida es mucho más simple de lo que crees.

Sólo hay que soltar lo que crees que eres y ver más allá de lo que ven los ojos. Soltar para quedarte vacío de creencias, expectativas, conceptos, etc. Y llenarte de Ser, reencontrarte con lo que realmente ERES, volver a Ti.

Y recordarte que el único medio de obtener la anelada libertad es la propia luz interior de uno mismo y es que no hay otro camino para alcanzarla. Cuando se conserva viva esta luz interior, no puedes ser afectado por nada. Todos los sufrimientos que parecen tan difíciles de soportar, se atraviesan con facilidad con esa luz interior.

Nada ni nadie puede hacerte feliz, tú ya eres feliz. Pueden acompañarte en este reencuentro, allanarte el camino para que veas las cosas tal como son realmente pero la puerta la tienes que pasar tú. La puerta de vuelta a casa, la entrada al Ser y el reencuentro de tu divinidad. Para un instante y escúchate. Este es el mejor regalo que puedes hacerte, parar y escucharte. Escuchar y sentir. Sentir y vivir. Vivir y Ser.

“Cuando el corazón está lleno, la lengua está silenciosa.” Swami Sivananda

Tu mente te dirá que esto es imposible, que no puede ser, que no se puede razonar esto que estás leyendo y miles de excusas más. Le mente, el ego, no quiere que mires más allá. Para ella ya está bien todo como está, con la mirada hacia fuera, buscando la felicidad en lo externo y dependiendo de algo o alguien para ser feliz. Hasta ahora ella es quien manda y quien dirige tu vida, pero cuando vuelves la mirada hacia el interior e inicias el camino del autoconocimiento tienes la oportunidad de sanar esto. Sanar la mente para que deje de ser ella quien mande y sea el instrumento de tu Ser. Se ponga al servicio de lo inevitable para ser lo que realmente eres.

No hace falta que lo entiendas, vívelo. Has nacido para desplegar y ofrecer la Divinidad que hay en ti. Despierta, levántate y brilla con luz propia. Tú ya eres feliz, simplemente ERES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s