Volver a nacer desde el corazón

Se cuenta que unos años atrás un tal Nicodemo le preguntó a Jesús la siguiente pregunta: ¿Cómo puedo nacer otra vez para obtener el Reino de Dios? Entonces Cristo le dijo que ese nacimiento era una transformación interior, no del cuerpo sino del espíritu. Tal nacimiento espiritual interior es esencial si uno quiere en verdad conocer a quien ES realmente.

Cuando hay una verdadera transformación interior desde el corazón puede verse reflejado en todo. Esta transformación interior implica sobretodo soltar los deseos y la personalidad egoica para dar paso a la divinidad que hay en nosotros. Entonces, la luz comienza a brillar donde había antes oscuridad.

Por naturaleza nosotros somos esencialmente divinos. Pero durante lo que hemos creado como “nuestra vida” sólo hemos añadido tierra para cubrir lo que realmente somos. Este momento es el instante para vaciarnos. Es el instante para soltar lo que creemos que somos y entregarnos de lleno a la Vida. Un hágase su voluntad y no la mía.

“He llegado.
Estoy en casa.
En el aquí. En el ahora.
Soy firme.
Soy libre.
En lo insondable yo habito.”

Thich Nhat Hanh

Este volver a nacer o transformación interior implica vivir desde la pureza, la compasión, el amor, el desinterés, la ausencia de deseos y sobretodo desde el perdón. Lo genial es que es contagioso e inspiras a otros con tu despertar. La divinidad que emanas ayuda a los demás a actuar en coherencia a lo que realmente ES y se comparten los valores como la solidaridad, armonía, servicio, etc.

Esta transformación no está limitada solo a las personas renunciantes que se van al monte a meditar o a los buscadores espirituales que creen que con su sacrificio obtendrán algún resultado. Esta transformación está en ti latente, está en cada ser humano esperando a que le de paso, esta transformación eres tú. Y es que cuando hay sencillez, humildad y renuncia ocurre dentro de ti lo que siempre has sido, una luz presente.

Lo mejor es que crees que lo tienes todo y te das cuenta que no eres nada. Y cuando crees que no tienes nada, te das cuenta que lo eres TODO. Has nacido para desplegar y ofrecer la Divinidad que hay en ti.

Vacíate y déjate llenar.

Suelta las riendas y rindete a la Vida.

Despierta, levántate y brilla con luz propia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s