“La cobra y el ermitaño” Relato hindú

Érase una vez una perversa cobra que vivía en una colina rocosa en las afueras de una aldea. Esta serpiente odiaba que se hiciese ruido cerca de su morada y no dudaba en atacar a todo niño del pueblo que al jugar en las inmediaciones la perturbara.

Se produjeron numerosas muertes, y los lugareños intentaron por todos los medios matar al venenoso reptil, pero sin éxito. Finalmente, un grupo de aldeanos fue a ver a un santo ermitaño que vivía en las cercanías y le pidió que empleara sus poderes espirituales a fin de detener las mortíferas andanzas de la serpiente.

Conmovido por las sinceras súplicas de los aldeanos, el ermitaño, se dirigió a la madriguera de la cobra empleando la vibración magnética de su amor llamó a la criatura. El maestro le dijo a la serpiente que era erróneo matar a niños inocentes; le ordenó no volver a morder jamás y que procurara, en cambio, amar a sus enemigos. Bajo la inspiradora influencia del santo, el reptil humildemente prometió reformarse y practicar la no violencia.

Poco después, el ermitaño dejó la aldea para realizar un peregrinaje que duró un año. A su regreso, cuando pasaba por la colina, pensó: “Veamos cómo se está comportando mi amiga la serpiente.” Al aproximarse al agujero en el que ésta habitaba, se sobrecogió al ver que el desventurado reptil yacía fuera muerto y con varias heridas infectadas en el lomo.

El ermitaño le dijo: “Hola, señora serpiente. ¿Qué ha ocurrido?” La serpiente le susurró con tristeza: “Maestro, ¡éste es el resultado de practicar sus enseñanzas! Al principio, cuando salía de mi agujero en busca de comida – ocupada en mis propios asuntos – , los niños huían al verme.  Pero poco tiempo después advirtieron mi docilidad y comenzaron a arrojarme piedras. Cuando se dieron cuenta de que prefería huir antes que atacarlos, se divertían arrojándome piedras, con la intención de matarme, cada vez que salía en busca de sustento para aplacar el hambre. Maestro, muchas veces me escabullí, pero en muchas otras ocasiones me hirieron gravemente y ahora me encuentro aquí con estas terribles heridas en el lomo por haber tratado de amar a mis enemigos.”

El santo acarició con dulzura a la cobra y sanó sus heridas de manera instantánea. Luego la corrigió amorosamente, diciendo: “Pequeña tonta, te dije que no mordieras, pero ¿por qué no silbaste?”

El significado de este relato no es otro que debemos soltar nuestro impulso de ira pero tampoco abandonar el sentido común ni convertirnos en un tipo de estatua o felpudo. Estamos viviendo una experiencia en este planeta como ser humano pero también formamos parte de un todo.

Debes aceptarte y amarte como ser humano, sin olvidarte de que formas parte del todo. Tu cuerpo no eres tú, pero forma parte de ti, es una extensión del Ser que eres. Por lo tanto, no reacciones con ira o con violencia. Simplemente actúa.

Reaccionar es actuar de manera impulsiva a través del personaje que crees que eres, es decir, a través de tus creencias. Cuando hablo de actuar a secas es hacerlo a través de la coherencia del Ser, de tu divinidad y desde el corazón.

Tal como decía Gandhi: “La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía.”

2 Comentarios Agrega el tuyo

    1. Ernest dice:

      Un fuerte abrazo! Gracias por estar 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s