Brilla con luz propia, aquí y ahora

el

Hace aproximadamente un año y medio escribía mi primer libro, Brilla con luz propia. Entonces, no sabía el propósito de ese libro ni tenia una meta concreta. Simplemente me dedicaba a soltar todo aquello que me llegaba y lo intentaba ligar. Salieron palabras como unidad, libertad, fe, confianza, miedo, etc.

Ahora, sigue siendo un libro que cada vez que lo abro descubro cosas nuevas pero hace unos meses me dí cuenta quien era el destinatario del libro, uno mismo. Tenemos la costumbre de querer enseñar a los otros y demostrar como se vive mejor, de como ser feliz, de como se deben hacer las cosas, de dar consejos, etc.

No digo que esté bien ni mal, simplemente es una actitud que adquirimos. Y siempre me viene a la cabeza la misma reflexión de Gandhi: “Sé el ejemplo que quieres ver en el mundo.” Y brilla con luz propia, desde mi punto de vista, quiere trasladar que todo nace desde uno mismo. Si tu brillas, todo brilla. Si tu estás bien, todo está bien. Si te amas, todo es lo que ES, amor. Y en modo contrario, puedes estar cabread@ y ¿cómo te irá el día? Por eso digo que antes de predicar con la palabra, hay que hacerlo con el ejemplo y la palabra ya no hará falta. Podrás actuar en silencio sin más.

Brilla con luz propia fue el inicio de un camino. Un camino sin distancia, un camino sin recorrido fijo, un camino sin señales sino más bien un TODO por descubrir. Fue el inicio de ver que no había nada que sacrificar, nadie a quien culpar y todo por vivir. No hablo de un despertar típico “espiritual” o de algo extraordinario, no. Te expreso una vuelta a la naturaleza más auténtica, donde eres más consciente de todo. Consciente de tu mente, de tus emociones, de como lo vives y como actúas.

Me apasiona el deporte, me encanta marcarme retos y entrenar. Porque al fin y al cabo, al cuerpo se le puede entrenar. Si prefieres creer que a la mente también, pues también hay que entrenarla. Pero desde mi punto de vista simplemente hay que despejarla como un cielo que azul radiante que está libre de nubes. Pero una cosa es indudable, el corazón hay que escucharlo.

Y aquí viene el sentido de Brilla con luz propia: escuchar el corazón. No te hablo de añadir algo a lo que eres, ni construir algo para creer ser alguien, no. Te hablo de simplemente despejar el mármol que te cubre como hizo Miguel Ángel y ver que todo lo que eres ya está presente, aquí y ahora.

No necesitas hacer nada para ser lo que eres. Sólo permanecer aquí y ahora. Entrégate sin más.

portada2ed_brillaConLuzPropia_ERNEST

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s