Estamos domesticados, es hora de soltar para saltar.

Estos días he tenido el placer de leer unos libros de Robert Sanchez. El cual os invito a leer y también visitar su web en el siguiente enlace: https://mdemovimiento.com/

Aquí hablo concretamente de su libro Método natural de ejercicio físico, Robert, cita lo siguiente: “Hemos crecido y educado en una “cultura mecánica”, cada vez más restrictiva, controlada, previsible, analítica, competitiva, superficial, etc. Nada que ver con lo que hubiera ocurrido en plena naturaleza. ”

Y por poner un ejemplo expone esta historia: “La historia de un cachorro de león que ha nacido en cautividad y que tratan de “devolver” a su hábitat natural. Obviamente, no pueden dejarlo ahí suelto, libre en plena sabana de hoy por la mañana. El entorno en el que ha nacido y crecido es tan diferente a su hábitat natural que no sabría cómo desenvolverse. Moriría. No sabría cazar, orientarse, relacionarse con su propia comunidad o con el entorno. ¿Qué se hace entonces?. Educarle. Pero no educarle desde la restricción, desde el control. Al contrario. Él vienen de vivir entre cuatro paredes y conseguir su comida a través de una trampilla. Necesita desaprender las normas y deshacerse de las comodidades, es decir, aprender a ser libre y responsable, y por eso lo reintroducen muy a poco a poco hasta que, después de un tiempo de adaptación y aprendizaje, por fin puede vivir en absoluta libertad”

metodosidebar-1

¡¡WAW!! ¿No te suena esto? ¿En que situación nos encontramos en este momento? Robert en este libro habla del ejercicio físico, de su origen natural. Pero el mensaje traspasa las barreras, va más allá y nos señala la vida en conjunto.

Hace concretamente 5 años, justo este mes, decidí hacer un parón. En aquel entonces me dedicaba al entrenamiento físico en centros deportivos y sentía que lo que estaba haciendo cojeaba. Que si pero no. Todo era muy recto, estructurado, rutinario, sin apenas libertad, improvisación, etc. Decidí dejarlo porque tenía que ir más allá y ese más allá era desaprender todo lo que había aprendido. Meses más tarde también dejé de realizar otras actividades e inicié lo que llamo un camino de vuelta a casa.

No tenia claro lo que estaba sucediendo en mi ni cual era el siguiente paso, simplemente me iba entregando cada día más. Algunos momentos fueron duros ya que vivía cada instante con mucha intensidad y se rompían muchos esquemas mentales llevándome al límite. En mi primer libro “Brilla con luz propia” expongo palabras como el apego, la incoherencia, el miedo, la culpabilidad, etc. Y el primer paso fué convertir estas palabras en libertad, responsabilidad, fe, etc.

¿Qué tiene esto en común con lo que cuenta Robert o la historia del león? La situación actual en que muchas veces nos encontramos. En mi caso dije basta, pero no un basta señalando a los demás, sino más bien un basta de querer ser alguien para simplemente Ser. Porque como decía Georges Hébert ” El mundo moderno está fabricando hombres más centrados en su apariencia que en su función” Y yo puedo decir que he sido uno de ellos. Yo he entrenado, estudiado o trabajado en algún lugar para aparentar. Y no está bien ni mal, la cuestión es desde donde lo haces o para quien lo haces.

Casi nunca era para mi, sino más bien para querer agradar a los demás, mejor dicho, para querer aparentar. ¿Donde está aquí el amor propio? En ningún lugar, bueno si… en el contenedor de la esquina.

¿A donde quiero llegar con todo esto? A que seas tu mismo pero desde la libertad, la coherencia, la responsabilidad, la confianza, etc. Que te expreses tal como eres, que te entregues a lo que intuyas, que despiertes de lo que crees que es tu vida, etc. Es como tirar del hilo, primero tienes una punta pero después no te das cuenta y aquí está.

¿Qué puedo decir 5 años más tarde? A ver que te parece: que disfruto viviendo, que nada es tan personal como pensaba, observo más que hablo, me entrego sin controlar, doy paso a la sorpresa, etc. Aunque hay veces que el control, el miedo, etc. aparece pero le agradezco que venga y le invito a salir por donde a entrado.

¿De que nos sirve tomarnos las cosas tan personal? ¿Para enfadarnos? ¿Para vivir amargados? ¿Y cuando esto se acabe que, eh?

Como dice Robert Sanchez… ¡Juega!.

Gracias Robert por inspirarme.

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Bon dia Ernest, molt bona reflexió de Ser humà. Estic d’acord en el significat de les teves paraules i experiències. Tú fas camí, jo faig camí, poc a poc som ejemples a cada pas què donem i, és meravillós Ser i estar vius encara.

    Ara Vic i deixo viure.

    2017-06-15 13:09 GMT+02:00 Ernest López Solà | Autor, conferenciante y

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s