Autoconocimiento + Autoaceptación = Autorrealización

Si miro atrás, puedo recordar que siempre tenía la necesidad de buscar las soluciones o respuestas en el exterior, sin ni siquiera indagar en mi interior por un instante. Además, otra de las situaciones era la lucha con todo. Con todo me refiero en mis relaciones, el trabajo, los estudios, etc. Era una lucha encarnizada en no aceptar las situaciones que ocurrían en aquel momento y pretendía que fueran diferentes en ese mismo instante, a mi manera.

Digo “era” y “tenida” como si ya hubiera pasado, aunque ya no sucede de igual magnitud, a veces, algún momento la mente reacciona de forma automática emitiendo las mismas respuestas pero con la diferencia que esta vez puedo atar en corto y dejar que se desvanezca esa reacción.

¿Porque cuento esto? ¿Que tiene esta fórmula que he puesto como título de este post?

Cuento esto porque debemos volver al origen de nuestra naturaleza, en el autoconocimiento. Estamos rodeados de información, o mejor dicho, de desinformación, de condicionamientos, juicios, creencias, etc. Esto hace que busquemos respuestas más allá de lo que somos. Lo único que hacemos es llenar un poquito más esa mochila que cargamos día a día y continuar viviendo de forma pesada. Lo que quiero decirte es que sueltes esta mochila o que la vacíes. ¿Cómo? Indagando, conociéndote, amándote, expresándote. ¿Cómo? ¡Moviéndote!

Cuando vas fuera en busca de respuestas o soluciones, ¿qué te encuentras? Te encuentras experiencias de otras personas. Te encuentras acciones realizadas por alguien. ¿Te sirve esto? Puede que para empezar si, para andar unos metros, ¿pero para toda la vida te sirve? Desde mi punto de vista no. El autoconocimiento como indica la palabra es conocerte a ti mismo de adentro hacia afuera. Lo que piensas, sientes, lo que ocurre en ti. Ser consciente de tus circuitos por decirlo de alguna manera. Y con ello moverte. ¿Qué te apetece en este instante? ¿Qué te priva de hacerlo? ¿Estás dónde quieres estar? ¿Vives en coherencia con este sentimiento más profundo?

La autoaceptación. No te pido que cojas todo lo que ves en este mundo y lo pongas en el saco de: “Esto es así y como es de esta manera pues no tengo nada que hacer”. Te hablo desde el autoconocimiento, desde el: “Aceptar tal como es el mundo pero cambiar la forma en que lo veo, la interpretación” ¿Me sigues?

En definitiva, no puedes cambiar el mundo, pero si TU mundo. Porque al final cada uno, como dice el dicho, es un mundo. Tu tienes una forma de pensar, yo otra y así con todo el mundo. Puede que estemos de acuerdo con algo, en desacuerdo con otra situación, etc. Vamos convergiendo en este mundo con muchos mundos, pero no por eso es excusa una guerra para defender TU mundo o mejor dicho, lo que crees que es el mundo.

17630163_1129379693856166_8892628146180531215_n.jpg

Se trata de invertir la mirada, de dejar de señalar afuera y mirar hacia nuestros circuitos. Porque tal como dice el refrán: Vemos la paja en el ojo ajeno, y no vemos la viga en el nuestro. Se trata entonces de ser consciente de como interpretamos este mundo, como lo vivimos, la forma en que reaccionamos, etc. Y sea como sea, ni está bien ni mal. Solamente ES nuestra interpretación del mundo, TU mundo. Y la condición es que debes aceptar que cada uno interprete el mundo como crea o le sea conveniente. ¿Quién eres tú para meterte en el mundo del otro?

Y es que la autorrealización es saber convivir en un mundo formado por muchos mundos a través de la paz interior, la serenidad, la entrega, el fluir, el amor incondicional, etc.

Y volviendo a mi experiencia, como conté en mi primer libro Brilla con luz propia, llega un punto en que hay una insatisfacción tan grande que por mucho que mires afuera o quieras buscar algo para satisfacer este vacío que nada puede ayudarte. No puede ayudarte estar rodeado de gente, no puede ayudarte un famoso libro o el mejor trabajo. Llega un momento que todos los condicionamientos, creencias o desinformación que cae por su propio peso. Como si en un ordenador apple le quisieras poner un sistema operativo Windows.

Y si, sufres. Tienes un caos brutal. Un cortocircuito mental espectacular. Pero después de la tormenta llega la calma. Cinco años más tarde, hay algo que no se puede ni buscar afuera ni encontrar en ningún lugar, paz. Pero no es una paz que viene y va, es algo que está aquí presente en todo momento. Ya no hay nada personal.

Acabando, mi historia te puede servir para inspirarte pero no es la verdad última. Descubre tu verdad a través de ti y acepta el momento presente. No luches contra este instante, vívelo. Ríndete en el sentido de:”Ok, esto es así ahora, vamos a experimentarlo”

Recuerda, recuerda ver el mundo tal como es y no como crees que es. Porque al final, todo lo que vemos, es una interpretación de la realidad. Vive desde el autoconocimiento y la autoaceptación. Pon la mano en el bolsillo, coge la llave y ábrete. Ábrete a la vida.

vida

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s