Resistencia a ser uno mismo

Todo y saber cual es nuestro cometido, ser uno mismo, una parte se resiste a serlo. Hay algo en nosotros que impide que “avancemos” hacia este propósito. Esta parte está compuesta por el inconsciente, las historias que nos contamos, la mente condicionada, etc.

Esta parte quiere seguir siendo oveja pero vivir como un león. Las decisiones y la acción coherente con nuestro corazón le asusta y prefiere empequeñecerse. Esta parte, no hay que eliminarla, más bien integrarla en nosotros. Primero ser consciente de esto, ser consciente de como nos domina en nuestro día a día y que no vivimos de forma libre, sino más bien condicionados por esta situación.

Muchas veces sabemos lo que tenemos que hacer, más bien, sentimos lo que hay que hacer. Este mensaje llega limpio des del corazón pero cuando interviene la mente condicionada y todos sus programas, se pierde y llega distorsionado con la duda y el miedo.

Somos maestros para las otras vidas pero auténticos alumnos en la nuestra. Somos capaces de decir que tiene que hacer el otro pero incapaces de ser coherentes con nosotros mismos. Esta atención siempre afuera nos despista del verdadero objetivo. Nuestra sociedad está llena de inputs que nos hace desviar la atención hacia afuera con la política, la publicidad, la economía, la tecnología, etc. Aquí dejamos que otros decidan por nosotros, dejando que otros tomen las riendas de nuestras vidas.

Dime, ¿cuantas decisiones has tomado hoy conscientemente? Te lo pondré más difícil, ¿cuantas decisiones tomaste la semana pasada conscientemente? ¿Qué hiciste para tu desarrollo y crecimiento personal? ¿Cuantas horas invertiste en leer periódicos, mirar la televisión o en seguir una ideología política o deportiva? Y no se trata de si es algo bueno o malo hacerlo, sino más bien como lo haces y con qué intención. Te llenas de información que otros con sus creencias y su forma de pensar transmiten, tu te lo crees y te lo haces tuyo. He aquí el inicio de ser un soldado inconsciente de toda esta marea y dejas de tomar responsabilidad y decisiones por tu cuenta.

Tú tienes una brújula muy bonita y sabes donde está el norte, pero prefieres que otros lo digan por ti y así descansar todo el viaje. Un día, como estabas muy cómodo descansando, te despiertas y te das cuenta que no estás donde sentías, donde querías. Pensabas que lo que hacían los otros era lo correcto, les diste tu poder. Ahora, te das cuenta que tu poder no puede ser un objeto que viene, va y es manipulado. Ahora te das cuenta que tú no eres el objeto de nada ni nadie y que puedes elegir en función de lo que eres.

La resistencia aparece si, pero de forma consciente. Sabes que para ser tu mismo y vivir en coherencia con esto debes pisar en tierra fértil y no minado. La tierra fértil es seguir el sendero de tu corazón, dejarte guiar por tu brújula, actuar en consecuencia y vivir en plenitud.

Como siempre, esta es mi opinión, mi experiencia, lo que yo siento. No te la creas, haz lo que tú sientas. Sé más práctico, saca de tu realidad y experiencia todo aquello que no te ayude en tu camino. Viajarás más ligero, menos condicionado y más conectado. Ámate y amarás, llénate y llenarás, vívete y vivirás.

Confía en ti, nadie puede ser tú mismo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close